BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

viernes, 18 de febrero de 2011

Calle Madeleine número 13 (13 Rue Madeleine)

Calle Madeleine, número 13 (1947)

El oficial del OSS Bob Sharkey (James Cagney) recibe el encargo de adiestrar a un nuevo grupo de aspirantes a espías, el grupo 077. Cuando los aspirantes llegan al centro de entrenamiento, Sharkey recibe el aviso de sus superiores que uno de ellos es un agente alemán infiltrado. Pronto Sharkey descubre que este es Bill O´Connel (Richard Conte), en realidad un agente del Abwerh llamado Kuncel, pero decide seguir adelante con su entrenamiento para suministrarle a los alemanes información falsa a través de el. Sin embargo, cuando Lassiter es lanzado en paracaídas sobre Europa, mata a un agente y logra evadirse, poniendo en peligro toda la misión de espionaje organizada por el OSS en la costa francesa antes del Dia D.

Calle Madeleine número 13 es una película un tanto atípica, ya que rinde homenaje a los combatientes invisibles de la contienda mundial, los agentes de espionaje. En este caso, el director Henry Hathaway se inspiró parcialmente en la historia del director del OSS William Donovan, y del agente de inteligencia Peter Ortiz, que actuó como asesor histórico de la producción, para crear este intenso thriller de espionaje, ambientado en los meses anteriores al desembarco en Normandia. Como por aquel entonces las actividades e incluso la existencia de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) seguían siendo materia reservada, la productora recibió el aviso del gobierno de EEUU de que no mencionara al OSS en la película, omisión que se cumplió a la hora de preparar el guión del film, que en ningún momento menciona dichas siglas.

Entrado a valorar la película, hay que decir en primer lugar que se nota que se trata de un relato que bebe de fuentes muy cercanas a los hechos que narra. El realismo del film es absoluto, hasta el punto de que describe con un tono que por momentos parece casi documental, el entrenamiento de los agentes, su preparación para todo tipo de misiones secretas y las interioridades del mundo del espionaje. Un realismo que se ve reforzado por el hecho de que, como el mismo prólogo indica, la filmación tuvo lugar en las localizaciones reales que aparecen en la película. Con un ritmo bastante vivo, la película desgrana el doble juego entre los servicios de espionaje, cuando descubren que Lassiter es en realidad un agente enemigo, y como tratan de utilizarlo para desinformar al servicio de inteligencia alemán.

Me gustó especialmente el personaje de Sharkey, muy bien interpretado por James Cagney, y como este insiste en la necesidad de dejar de lado las consideraciones morales, afirmando que “En el espionaje, la única lealtad consiste en cumplir la misión, al precio que sea necesario”. Además las secuencias del entrenamiento, las peleas, e incluso los diálogos rezuman realismo, y por supuesto huyen de la heroicidad gratuita. De este modo, los espías son entrenados para mentir, robar y matar cuanto sea necesario, y se enfrentan al enemigo en una lucha a vida o muerte donde cualquier error se paga con la propia vida.

En conclusión, Calle Madeleine número 13, ofrece un más interesante relato acerca de las operaciones secretas del OSS durante la II GM. Es un título relativamente desconocido, pero que sorprende por sus elevadas dosis de realismo, su intenso ritmo narrativo, y la muy creíble atmósfera que logra crear para que el espectador se introduzca en la trama. De las mejores películas de espionaje que he visto.

Calificación: 7/10

12 comentarios:

billy dijo...

La tengo en mi disparadero. Las pelis de espionaje en las que aparece el aprendizaje y las circunstancias reales del trabajo de espía (donnie brasco, caza al terrorista) me encantan.

Von Kleist dijo...

Si eres aficionado a las buenas películas de espias, seguro que la vas a disfrutar. Es una película que sorprende por el absoluto realismo de la narración, y el adiestramiento está muy bien contado, como cuando le encargan a los protagonistas realizar un simulacro de acción de espionaje, robando fotos de una espoleta de tórpedo en una fábrica cercana.

Además, vas a ver que es una historia en la no hay superespias, ni artificios a lo James Bond, es una historia de espías de verdad y de heroes sin gloria. A mi desde luego me ha gustado, a ver si la ves y me comentas lo que te parece.

Saludos

miquel zueras dijo...

La vi hace años en la TV argentina. Me gustó mucho el tratamiento entre película de espías y cine negro clásico. Me recordó a otra película de espionaje en la Segunda Guerra Mundial de más o menos el mismo año: "Clandestino y caballero" con Gary Cooper. Saludos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

Como siempre, tu sapiencia cinéfila me deslumbra...;). Como bien dices, esta es una muy lograda mezcla de cine negro y espionaje, y sorprende que sea poco conocida. A mi me parece superior a muchos títulos del género con más nombre.

En cuando a "Clandestino y Caballero", del gran Fritz Lang, la tengo pendiente de ver, aunque aun no se si será en este ciclo de comentarios.

Saludos

Trinidad dijo...

Enhorabuena por su blog.

Zeitzler dijo...

Me voy a permitir hacer una pregunta que no tiene mucho que ver con la película, pero es que tengo curiosidad: ¿Que sentido tiene en España la frase "marear la perdiz"? ¿Es especialmente ofensiva o sólo coloquial? La he encontrado en un libro de Reverte y como ya sabrán, ese señor redacta todo tipo de palabras subiditas de tono cuando quiere, y como uno no sabe si lo hace en broma o no, pues para el lector latinoamericano plantea ciertas dudas...

Espero que usted pueda ayudarme Herr Kleist.

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Comentarte -para futuras cuestiones- que puedes usar el e-mail que aparece en la cabecera para consultas.

En cuanto a "Marear la Perdiz" es una expresión coloquial que viene a significar el darle vueltas a un asunto o problema para dilatarlo en el tiempo, sin arregarlo.

Saludos

billy dijo...

Vista y me ha encantado sobre todo al mostrar tempranamente a un Cagney todoterreno lejos de sus papeles habituales de matón. Si no las has comentado te recomendaría en la misma linea películas sobre cazadores de nazis que son generalmente bastante entretenidas.

Von Kleist dijo...

Buenas Billy

Me alegro de que te haya gustado. La verdad es que Cagney está enorme (y muy creible) en su papel de jefe de espias. Como digo en la reseña, es de las películas de espías que más me ha gustado por el realismo que transmite y por la sobriedad de la narración.

Sobre las de caza de nazis, no son propiamente de la temática del blog, pero si veo alguna interesante, la comentaré.

Saludos

fps1708 dijo...

Disculpen pero el agente alemán encubiero es Richard Conte

Von Kleist dijo...

Buenas fps

Gracias por la correción, ya he procedido a editar la entrada con los nombres correctos, a veces es inevitable que al redactar se cuele algún gazapo que otro.

Saludos

Harry el limpio dijo...

Estimado Von Kleist: ¿no era que no había que mencionar a la OSS? Usted ha puesto en peligro la vida de muchos miembros de la organización! Harry el limpio.