BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

miércoles, 28 de abril de 2010

The Pacific (VII): Peleliu Hills

The Pacific. Capitulo VII: Peleliu Hills

18 de Septiembre de 1944. La zona del aeródromo de Peleliu ha caido en manos de los marines, pero la lucha continúa en el interior de la isla. La zona de las colinas, fuertemente defendida y fortificada por las tropas japonesas, se revela como una dura prueba para Sledge y sus compañeros, enfrentados a un tipo de guerra en el que el fanatismo de las tropas japonesas lleva a ambos bandos a no dar cuartel al enemigo y en el que se combate a muerte por cada palmo de terreno.

Han tenido que pasar siete episodios, para que al fin hayamos tenido ocasión de contemplar un capítulo a la altura de las expectativas, y de una calidad equiparable a la de los de “Hermanos de Sangre”. Y es que este séptimo episodio de la serie, dedicado a la lucha en las colinas de Peleliu ha ofrecido una serie de aspectos relativamente novedosos respecto a los anteriores, que han elevado el interés de la historia. En primer lugar destacaria que, por primera vez en lo que llevamos visto de serie, las escenas bélicas no solo han estado perfectamente imbricadas en el desarrollo de la historia del protagonista –Sledge en este caso- sino que además se introducen con mucho sentido. Me han parecido sobresalientes las escenas del combate casi cuerpo a cuerpo en el bunker ocupado por tropas japonesas, y también están muy logradas las que recrean los durísimos combates en las colinas. Todo ello para mostrar al espectador no solo la brutalidad inhumana de la guerra, sino también la pérdida de la inocencia de un soldado jóven y aun novato como Sledge ante la contemplación de la barbarie que el ser humano es capaz de desplegar contra sus semejantes.

Otro aspecto que me ha parecido mejorado respecto a capítulos anteriores es que, por una vez, los diálogos pretendidamente profundos (y a veces pretenciosos) sobre la guerra se han dejado de lado para mostrar diálogos cortos y escenas contundentes, que a mi modo de ver sirven mucho mejor para transmitir el mensaje antibélico al espectador. Como ya he apuntado alguna veces, a mi modo de ver, la mejor manera de denostar la guerra es mostrarla en toda su dimensión, cosa que este capítulo ha cumplido sobradamente. Y un detalle final, el comentario de Sledge al ver a las enfermeras que reparten bebidas a los marines, y la mirada de odio que dirige al teniente que bromea con él, parecen confirmar que se insinúa la homosexualidad del personaje, que, con la salvedad de Leckie, comienza a ser el más interesante de la serie.

En conclusión, me ha parecido que Peleliu Hills ha sido, de largo, el mejor episodio de la serie hasta el momento. Un capítulo lleno de escenas de esas es las que una imagen vale más que mil palabras y que, a diferencia de los anteriores, merece la pena darle un segundo visionado para apreciarlo completamente. Esperemos que los próximos episodios superen este nivel o al menos lo mantengan hasta el final.

Calificación: 8/10

miércoles, 21 de abril de 2010

The Pacific (VI): Peleliu Airfield

The Pacific. Capitulo VI: Peleliu Airfield

16 de Septiembre de 1944. Es el segundo dia de combates en la isla de Peleliu y la 1ª división de marines afronta un peligroso objetivo, al tener que avanzar hacia el interior de la isla atravesando el aeródromo, el cual se encuentra barrido por el fuego japonés. Además la escasez de suministros y de agua, unidos al intenso calor tropical, causan estragos en la moral de los marines.

Vistos ya seis episodios de la serie, y atravesado por tanto el ecuador de la misma, hay que decir que el sexto capítulo ha ido en la linea de los anteriores y confirmado las constantes que, para bien y para mal, están caracterizando todos los episodios de The Pacific. En cuanto a lo positivo, hay que señalar que este episodio ha mantenido la linea ascendente en cuanto a la contundencia y espectacularidad en lo que a escenas bélicas se refiere. En este caso, mostrando el espectacular ataque de los marines a través del aeródromo de Peleliu, barrido literalmente por el fuego enemigo.

Como viene siendo habitual, la parte de acción ha ofrecido un nivel bastante alto, que no tiene su contrapartida en la parte discursiva de la serie. Creo que a los personajes les sigue faltando ese punto de carisma que tenían los protagonistas de “Hermanos de Sangre” y tampoco las escenas de diálogo ofrecen demasiado interés. De este modo la brecha existente entre las escenas de acción y las de desarrollo de los personajes da la impresión de que va ensanchando capítulo a capítulo. Y por otro lado, se va haciendo más patente que, más alla de otras consideraciones, la finalidad o principal moraleja de la serie es la de transmitir el sentimiento antibélico al espectador. Lo malo es que esto se está haciendo, bajo mi punto de vista, tirando de ciertos tópicos y clichés del cine bélico ya un tanto manidos a estas alturas, y que, además de no aportar nada nuevo, ralentizan más que enriquecen la parte de acción de la serie, la cual -como apuntaba antes- está bastante más lograda que la parte discursiva.

Por tanto en ese aspecto la serie ha seguido los mismos derroteros en este sexto episodio, con la única novedad de que uno de los protagonistas (Leckie) ha resultado herido, pero sin añadir nada especialmente reseñable a la trama. En resumidas cuentas Peleliu Airfield ha sido un episodio brillante en cuanto a la parte estrictamente bélica, y correcto en lineas generales, pero sin alardes considerado en conjunto.

Calificación: 6,5/10

lunes, 19 de abril de 2010

Ciudad de Vida y Muerte (Nanjing, Nanjing!)


Ciudad de vida y muerte (2009)

Nanking, China, Diciembre de 1937. Tras derrotar a los escasos defensores que resisten en la ciudad, el ejército imperial japonés se hace rápidamente con el control de la misma. Casi inmediatamente, los soldados japoneses comienzan a desatar una ola de brutalidad contra los prisioneros chinos y la población civil, cometiendo todo tipo de vejaciones incluyendo asesinatos y violaciones masivas. A través de una serie de personas presentes en Nanking, como el soldado japonés Kadokawa, horrorizado ante la barbarie que contempla; el cónsul alemán John Rabe, empeñado en salvar a los ciudadanos chinos refugiados en su legación; y su secretario, el señor Jiang que intenta por todos los medios garantizar su seguridad y la de su familia; la película desgrana los acontecimiento que se produjeron en Nanking durante esas primeras semanas de ocupación japonesa.

Tras más de 3 años trabajando en el proyecto del film, el realizador chino Lu Chuan pudo finalmente sacar adelante esta película sobre los hechos que rodearon a la infame Masacre de Nanking, uno de los hechos más ominosos de la guerra chino-japonesa. La orgía de violencia y atrocidades cometidas por el ejército japonés en la ciudad se saldó con un balance estimado de 250.000 civiles asesinados y la violación de 20.000 mujeres. A partir de estos hechos, Lu Chuan reconstruye la masacre ofreciendo todo un mosaico narrativo que ofrece los distintos puntos de vista desde los que contemplarla. Y se nota que el realizador chino debe más de un fotograma a Spielberg y su película “La lista de Schindler”, no solo en el aspecto estético, optando por el empleo de una sobria fotografía en B/N, sino también en la forma de abordar la historia, con un estilo semidocumental que huye de todo artificio narrativo y se centra en describir los hechos tal y como estos ocurrieron.

De este modo, la película no cae en la trampa fácil de tratar de demonizar a los japoneses ni de dar una visión maniquea de los acontecimientos, los cuales, por el contrario, son expuestos desde un punto de vista asombrosamente equilibrado y objetivo. En ese sentido el mayor mérito de la película radica, a mi modo de ver, en la fuerza de sus imágenes, desde el vibrante primer tercio del metraje –que contiene unas contundentes y soberbiamente filmadas secuencias bélicas- hasta el dramático desenlace. Sin embargo, bajo mi punto de vista, la película tiene un fallo que le impide terminar de ser redonda, y es que, precisamente por causa de su pretensión de objetividad, en la segunda hora del metraje la historia pierde algo de fuelle. Y es que tras un intenso arranque, a la hora de desarrollar los hechos, la película evita en todo momento ahondar en las motivaciones o sentimientos de los protagonistas, lo cual refuerza sin duda el tono documental de la narración pero, a la vez, deja en el aire un cierto regusto a indefinición. En otras palabras, el film no termina de rematar individualmente el drama colectivo que sirve de hilo conductor a una trama que, por lo demás, carece de una estructura narrativa definida. Esa bajada de ritmo en la segunda mitad del film y la falta de unas mayores dosis de emoción, es lo que impide que estemos ante una Obra Maestra absoluta.

En cualquier caso, Ciudad de Vida y Muerte es una de esas películas que necesariamente hay que ver. No solo por su valor documental e histórico, sino también por la fuerza visual y emotiva de varias de sus escenas –impresionante la del fusilamiento masivo de prisioneros- que sirven como recordatorio del horror que el ser humano es capaz de causar a sus semejantes. Sin duda estamos ante una de la mejores películas del año. Un título altamente recomendable.

Calificación: 7,5/10

miércoles, 14 de abril de 2010

The Pacific (V): Peleliu Landing

The Pacific. CapítuloV: Peleliu Landing

Junio de 1944. Mientras el sargento John Basilone disfruta las mieles de la fama de heroe de guerra en su gira por EEUU, la 1ª división de marines continúa destinada en la isla de Pavuvu, descansando y entrenándose para su próxima misión. Poco después llega a la isla el soldado Sledge, quien finalmente vuelve a reunirse alli con su viejo amigo Sidney Phillips. Unas semanas más tarde, la 1ª de Marines vuelve a entrar en acción, debiendo desembarcar está vez en la pequeña isla de Peleliu, donde los japoneses disponen de un aeródromo que debe ser capturado antes de que MacArthur comience sus operaciones contra las Filipinas.

El mejor resumen que se me ocurre para describir este quinto episodio de la serie se condensa en una expresión de dos palabras: ¡Por Fin!. Los seguidores de The Pacific, hemos tenido que esperar cinco episodios, pero finalmente se ha visto un capítulo espectacular en lo que a la acción se refiere, con unas escenas bélicas excelentemente filmadas, y de calidad equiparable a las de “Hermanos de Sangre”. Y ello pese a que no todo lo que relata este episodio me ha parecido bueno, especialmente en la primera mitad del mismo. Dicha parte, que sirve de largo prólogo a la acción, nos ha mostrado el reencuentro entre Sledge y Phillips, el cual, la verdad, me ha dejado bastante frio. Se supone que este encuentro entre los protagonistas, que son dos viejos amigos, debía transmitir alguna emoción, pero en este caso me ha parecido que queda un tanto desdibujado. Por otro lado, dicha primera mitad, que vuelve a incidir de nuevo en el aspecto antibélico que definitivamente parece impregnar cada capítulo de la serie, no me ha aportado gran cosa, quizás porque vuelve a reiterar los mismos elementos narrativos que se han visto en los cuatro episodios precedentes.

Pero, por fortuna, llegados a la parte del desembarco en Peleliu y la lucha hacia el interior de la misma, el capítulo ha remontado el vuelo para mostrarnos con bastante realismo la dureza del desembarco en las playas barridas por el fuego enemigo y el difícil avance hace el interior de la isla. Unas secuencias de acción que son, de lejos, las mejores que ha mostrado la serie hasta el momento y que recuerdan bastante a las que sirven de apertura a la película Salvar al Soldado Ryan. Tanto es así que esos veinte minutos finales se pasan prácticamente en un soplo y a mi modo de ver, constituyen los mejores momentos que ha ofrecido la serie hasta la fecha.

En resumidas cuentas, aunque la parte discursiva de este episodio no ha ofrecido demasiadas novedades, las excelentes secuencias de acción bélica merecen que se le destaque por encima de lo que The Pacific venia mostrando en los capítulos anteriores. Esperemos que estas destacables secuencias de combates no sean las últimas que nos ofrezca la serie.

Calificación: 7/10

martes, 6 de abril de 2010

The Pacific (IV): Cape Gloucester

The Pacific. Capitulo IV: Cape Gloucester / Pavuvu / Banika

Diciembre de 1943. Mientras Sledge, ya enrolado en el cuerpo de Marines, recibe el adiestramiento de combate, los soldados de la 1ª división desembarcan en la isla de Cape Gloucester, en Nueva Bretaña. Tras una serie de combates en los que los soldados tendrán que hacer frente no solo a los japoneses, sino también al las durísimas condiciones de la lucha en la jungla, los marines son enviados a la isla de Pavuvu, donde comenzará a hacerse patente el desgaste físico y mental sufrido por los hombres durante los combates.

Tras un arranque un tanto a medio gas de la serie The Pacific, el cuarto episodio de la saga prometía ofrecer mayores y mejores emociones que sus predecesores. Y lo cierto es que Cape Gloucester, sin ser tampoco una maravilla, me ha gustado más que los dos capítulos anteriores. Este episodio, claramente dedicado a mostrar al público la realidad cotidiana de los soldados que combaten en un entorno hostil, ofrece una estructura narrativa bien construida, unas no abundantes pero bien dosificadas escenas de acción, y un trasfondo interesante, como es el de describir las secuelas morales y físicas que la guerra va causando en los protagonistas. Este ha sido un capítulo, más que ningún otro anterior, de contenido eminentemente antibélico y en ese sentido me ha gustado como describe el proceso de desmoralización y abatimiento que se va apoderando de los soldados por causa del inhóspito entorno y las adversas condiciones climáticas del mismo. Un proceso perfectamente descrito a través de la experiencia personal de Leckie, primero abrumado, más tarde desesperado, y finalmente físicamente hundido y hospitalizado por una enfermedad causada por la humedad del ambiente.

Por lo demás tampoco ha sido un episodio especialmente destacable por sus secuencias bélicas –que se espera ganen intensidad a partir del quinto capítulo- pero al menos sí que ha sido interesante en lo relativo a la descripción del aspecto humano de los protagonistas, y por mostrar con acierto los dramas personales que se esconden bajo los uniformes. En esa linea, me ha gustado especialmente la inclusión de la historia del personaje del soldado Gibson, que retrata bastante fidedignamente la figura del soldado con los nervios destrozados por la llamada “fatiga de combate”, y su conversación con Leckie que sirve de cierre al episodio.

En definitiva, aun sin contener demasiadas secuencias de acción bélica, Cape Gloucester sí que me ha parecido un episodio bastante interesante desde el punto de vista humano, y que toca varios temas que mueven a la reflexión del espectador. Esperemos que la serie siga esta línea ascendente hasta el último capítulo.

Calificación: 6,5/10