BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

domingo, 21 de febrero de 2010

Brumas de Traición (Betrayed)

Brumas de Traición (1954)

Holanda, Octubre de 1943. El coronel de la inteligencia holandesa Pieter Deventer (Clark Gable) es capturado por los nazis mientras transmite información por radio a Londres. Sin embargo, poco después es rescatado por el grupo de la Resistencia liderado por un holandés apodado “El pañuelo” (Victor Mature). Ya de vuelta en Inglaterra, el Coronel Deventer recibe el encargo de infilitrar a la atractiva Carla Van Oven (Lana Turner) en Holanda, haciendola pasar por una colaboracionista alemana para que haga de enlace con el grupo de El Pañuelo. Sin embargo, los siguientes golpes de mano ejecutados por la resistencia resultan previstos por los alemanes, lo cual hará sospechar de la presencia de un agente infiltrado que está pasando información al enemigo, por lo que Deventer, en vísperas de la crucial operación Market Garden, decide trasladarse a Holanda para desenmascarar personalmente al traidor.

Brumas de traición supuso el último trabajo realizado por el famoso actor y galán de Hollywood Clark Gable para la Metro Goldwin Meyer. Tras más de 20 años de colaboración con los famosos estudios de la “Metro”, Gable, ya en su madurez y enfilando el declive de su carrera, había dejado de ser rentable para la productora, mientras que el actor, por su parte, deseaba cambiar de aires y negociar un nuevo contrato que fuera más lucrativo para él. Para este último papel, Gable abandonó su habitual registro de seductor para embarcarse en un thriller de espionaje ambientado en la Holanda ocupada por los nazis. Para acompañarlo en el reparto, se eligieron otros valores seguros del estudio como Lana Turner y Victor Mature, que abandonó sus habituales papeles de personaje de Peplum para dar vida a un intrépido líder de la resistencia holandesa.

Hay que decir que Brumas de Traición comienza bastante bien, con una trepidante secuencia que muestra la localización y posterior captura del coronel Deventer por los alemanes mientras transmite un mensaje por radio a Londres, para ser luego inmediatamente liberado por la resistencia. Sin embargo, pasados los primeros minutos de metraje, la historia deriva en la típica trama de espionaje, personajes moralmente dudosos, y traiciones, con algún interludio romántico de por medio. Elementos estos que, manejados con habilidad, podrían haber dado mucho más de sí. El problema es que en este caso, la trama de espionaje no termina de discurrir con fluidez y se ralentiza en exceso en más de un momento; mientras que los aspectos románticos de la historia resultan bastante tópicos, además de ñoños. También falta algo más de definición a la hora de describir a los personajes, ya que estos dan algunos giros que no quedan del todo bien explicados en la trama. Finalmente, no me terminó de convencer el enlace, un tanto forzado (e históricamente falso), que se establece hacia el final de la historia entre la trama de espionaje y el inicio de la Operación Market Garden. En definitiva, es una historia que habría requerido unas mayores dosis de suspense y tensión dramática para funcionar realmente bien en pantalla.

Entre los aspectos positivos del film habría que destacar la cuidada fotografía en color, la excelente ambientación (la película se filmó en las localizaciones reales de Holanda) y la presencia escénica del trío protagonista formado por Gable, Turner y Mature, aunque sus personajes no estén del todo bien dibujados.

Al final, Brumas de traición se queda en un correcto –aunque algo tópico- thriller de espionaje de buena factura visual. Un título que sin duda podía haber sido mejor de haber contado con un guión más pulido y una dirección más vigorosa, pese a lo cual no carece de todo interés, aunque solo sea por su estelar reparto.

Calificación: 5,5/10

lunes, 15 de febrero de 2010

El Pasaje (The Passage)

El Pasaje (1979)

Un pastor vasco (Anthony Quinn) es contratado por miembros de la resistencia francesa para trasladarse a Touluse y recoger alli a un destacado científico antinazi, el Profesor Bergson (James Mason) para guiarlo posteriormente en su fuga a través de los Pirineos. Sin embargo, cuando el pastor llega al escondite del profesor descubre que está acompañado por su esposa e hijos a quienes también deberá guiar por la peligrosa ruta de las montañas. Para complicar aún más las cosas, los fugitivos deberán escapar del capitán Von Berkow (Malcolm McDowell), un sádico y despiadado oficial de la SS dispuesto a capturar al profesor Bergson a cualquier precio.

Puede decirse que El Pasaje constituye uno de esos casos, relativamente frecuentes, en los que unos buenos mimbres cinematográficos no sirven para crear una buena película. Porque lo cierto es que, a priori, se trataba de un proyecto que presentaba bastantes elementos atractivos. Empezando por un interesante punto de partida argumental, pasando por la dirección del veterano artesano Jack Lee Thompson (el director de Los cañones de Navarone), y terminando en un reparto plagado de buenos actores, encabezado por el gran Anthony Quinn, acompañado por dos secundarios de lujo como James Mason y Malcom McDowell. Sin embargo y a pesar de todos estos elementos favorables, la verdad es que el resultado final del film deja bastante que desear.

El principal problema, a mi modo de ver, radica en un deficiente guión que, tras esbozar el interesante punto de partida de la historia, se limita a desarrollar esta de una forma bastante insulsa, mostrando unos personajes esquemáticos y, en general, desdibujados. Especialmente deficiente es el retrato que se hace del capitán Von Berkow, que aparece retratado como el típico personaje nazi fanático hasta la médula, pero que aquí aparece tan exagerado que al final resulta hasta grotescamente caricaturesco. Y del resto de personajes no puede decirse que estén mucho mejor dibujados, ya que apenas se explican sus motivaciones ni sentimientos. En medio de este naufragio, al menos hay que reconocer que Anthony Quinn pone su oficio y carisma en la interpretación del pastor vasco, pero eso es prácticamente lo único que puede rescatarse en el plano interpretativo.

Y en cuanto al desarrollo argumental, tampoco puede decirse que este sea un portento de ritmo y pulso narrativo. Simplemente, la historia discurre con un mínimo de interés aunque sin excesiva emoción, poco favorecida por algunas escenas de acción muy poco creíbles. Especialmente inverosimil resulta la secuencia que muestra como el pastor, junto con la familia del científico, asaltan el puesto fronterizo, pues sorprende la habilidad con la que se desempeñan en el manejo de las armas de fuego. Tampoco las escenas con toques de sadismo que protagoniza el personaje de Von Berkow añaden demasiado interés a la trama, más allá de reincidir en el cliché cinematográfico del nazi “malo, malísimo”.

En resumidas cuentas, “El Pasaje” es una película claramente fallida, de la que prácticamente solo puede rescatarse la presencia escénica de Anthony Quinn y la belleza de las localizaciones pirenaicas (dejando aparte la curiosidad de ser una película ambientada parcialmente en España, todo hay que decirlo). Pero por lo demás no es un título especialmente memorable ni que presente demasiado interés.

Calificación: 4/10

miércoles, 10 de febrero de 2010

El viejo fusil (Le vieux fusil)

El viejo fusil (1975)

Mountanban, Francia, verano de 1944. El doctor Julien Dandeu (Philippe Noiret), es un pacífico médico cirujano que colabora discretamente con la resistencia, atendiendo a sus heridos en el hospital donde trabaja. Cuando Julien, debido a sus actividades, recibe amenazas del jefe de la milicia fascista local, y ante la llegada de tropas alemanas a la ciudad, decide enviar a su esposa Clara (Romy Schneider) y su hija Florence (Catherine Delaporte), al pequeño pueblo de La Barberie, donde su familia posee un castillo. Una semana después, cuando el doctor Dandeu acude alli para reunirse con su familia, descubre que los habitantes del pueblo, incluidos su mujer y su hija, han sido brutalmente masacrados por un destacamento de soldados alemanes de la SS. A partir de ese momento, Julien, con la única ayuda de un viejo fusil de caza que había pertenecido a su padre, decide cobrarse venganza contra los soldados alemanes que aun permanecen en el castillo.

Después de visionar “El viejo fusil” me vinieron a la cabeza dos preguntas. La primera cuestión que se me planteó fue ¿habrá visto Tarantino esta pelicula?. Porque ciertamente sorprende ver una película de los años 70 que recuerda en muchos momentos el estilo posmoderno del director norteamericano. La segunda pregunta que me hice es ¿cómo puede ser que una película tan rompedora en tantos sentidos haya quedado tan injustamente olvidada?. Porque, aun visionándola hoy día, lo cierto es que El viejo fusil parece un film adelantado a su tiempo en más de un aspecto.

En primer lugar sería destacable el tratamiento tan directo que se hace de la violencia. Esta es una violencia explícita, filmada sin ambages y sin pizca de efectismo, pero de un realismo estremecedor, especialmente en las dos secuencias más duras, las que muestran el asesinato a sangre fría de la mujer y la hija del protagonista, y en segundo lugar, cuando este mata con sus propias manos al soldado alemán que intenta apresarlo. Pero lo que más me llamó la atención es que en ningún caso se trata de una violencia gratuita, sino que son secuencias que están perfectamente justificadas e imbricadas en la trama. Una trama que, por otra parte, avanza con una impecable precisión, arrancando de una forma bastante apacible al principio, para luego ir subiendo gradualmente de intensidad, en un claro ejercicio de crescendo narrativo, que alcanza su climax en la parte final, en la que Julien ejecuta su venganza. Ese tercio final del metraje contiene lo mejor del film, incluyendo el brillante desenlace del mismo. Además la película se beneficia de la sólida interpretación de su duo protagonista, Philippe Noiret, muy metido en su papel de pacífico médico convertido en implacable vengador por fuerza de las circunstancias, y Romy Schneider, la musa del cine europeo de los 70, como esposa del mismo.

Por buscarle algún punto débil quizás podría mencionarse que en la primera mitad del metraje se intercalan demasiados flashbacks poco espaciados, y que algunos de estos saltos hacia atrás no presentan demasiado interés. Pero en general, sirven bastante bien para mostrar primero la desolación, y luego la rabia vengadora del protagonista contra los asesinos de su familia.

La verdad es que no me explico que una película de tan buena factura e interpretaciones haya quedado tan en el olvido (de hecho, por la red no se encuentran versiones dobladas al castellano). Porque lo cierto es que, a mi modesto entender, El viejo fusil es una película no solo buena, sino muy recomendable. Un título que seguramente sorprenderá positivamente a quien no haya tenido ocasión de verla.

Calificación: 7/10

jueves, 4 de febrero de 2010

Sophie Scholl: Los últimos días (Sophie Scholl: Die letzten Tage)

Sophie Scholl: los últimos días (2005)

La pelicula nos sitúa en Febrero de 1943. Mientras la joven Sophie Scholl (Julia Jentsch) y su hermano Hans reparten por la universidad de Munich una serie de folletos clandestinos que incitan a los estudiantes a manifestarse en contra la guerra, son descubiertos por un bedel y detenidos por la Gestapo. Tras un rápido proceso ante el Tribunal del Pueblo nazi, Sophie y Hans serán juzgados por alta traición y condenados a muerte por sus actividades dentro del grupo antinazi denominado “La Rosa Blanca”.

En los últimos años, el cine alemán se está atreviendo a realizar algunas miradas retrospectivas sobre el tema del nazismo y el III Reich, una materia que aun hoy dia se considera tabú en Alemania, y que hasta no hace mucho tiempo era directamente intocable. Dentro de este contexto, "Sophie Scholl: los últimos días" es un nuevo ejemplo del intento del moderno cine alemán por ofrecer una visión retrospectiva y autocrítica respecto al nazismo.

Como el mismo director del film, Marc Rothemund, manifestó, su película no intentaba reconstruir la historia completa del grupo de La Rosa Blanca, pues dicha materia ya había sido tratada en un film anterior, una película de 1982 dirigida por Michael Verhoeven, titulada precisamente Die Weisse Rose. En este caso, la película de Rothemund opta por centrarse en reconstruir los últimos días de Sophie Scholl, la única mujer integrante del grupo de estudiantes antinazi, y describir los hechos que acaecieron tras su arresto por la Gestapo, incluyendo su tenso interrogatorio y el posterior juicio farsa que se celebró ante el Tribunal del Pueblo del juez nazi Roland Freisler, un juicio cuya sentencia ya estaba dictada de antemano.

Entrando a valorar el film, hay que decir que, bajo mi punto de vista, este presenta las virtudes y defectos típicos del cine alemán. En cuanto a las primeras, hay que destacar el rigor histórico, pues el guión se basó en el testimonio de los testigos directos de los hechos, así como en las actas del juicio seguido contra los hermanos Scholl. También es destacable la buena ambientación, (aunque la película transcurre mayormente en escenarios interiores), y el convincente trabajo de los actores, en especial de la protagonista Julia Jentsch. Sin embargo la película tiene un defecto que es común a casi todas las producciones germanas: un frío academicismo narrativo, que convierte el relato de esos últimos dias de Sophie Scholl en una especie de documental dramatizado. En otras palabras, el enfoque que adopta el guión a la hora de abordar la historia me pareció excesivamente alejado y desapasionado, y eche en falta algo más de sentimiento a la hora de reflejar las inquietudes o miedos de la protagonista, lo que en mi opinión habría mejorado bastante el resultado final. Pese a ello, tiene algún momento destacable, especialmente la escena en la que durante el juicio, y ante los insultos y descalificaciones que el juez les dirige los hermanos Scholl replican valientemente: “Pronto estareis donde nosotros estamos ahora”.

Por eso, en lineas generales “Sophie Scholl: Los últimos días” puede considerarse una película correcta, pero falta de profundidad y fuerza narrativa para desarrollar adecuadamente todos los temas que apunta. En cualquier caso, es una película recomendable por contar una historia sobre la dignidad humana, y el sacrificio de un grupo de jóvenes idealistas que hicieron frente al nazismo y que pagaron con su vida su defensa de la libertad de pensamiento. Una película que sin ser redonda, merece la pena verse por lo que cuenta, aunque el "cómo" lo cuenta sea manifiestamente mejorable.

Calificación: 5,5/10

lunes, 1 de febrero de 2010

Invierno en tiempo de guerra (Oorlogswinter)

Invierno en tiempo de guerra (2008)

Holanda, enero de 1945. El joven Mihiel Van Beusekom contempla desde la ventana de su cuarto como un avión aliado se estrella en un bosque cercano a su casa. Poco después, su amigo Dirk, miembro de la resistencia, le pide que entregue una carta al herrero del pueblo, Bertus, en caso de que no logre volver de su siguiente misión. Cuando Dirk es detenido al día siguiente por los alemanes, seguido poco después de Bertus, Mihiel decide abrir la carta, descubriendo que el contenido de la misma revela la ubicación del escondrijo donde se encuentra el piloto de la RAF derribado, Jack. A partir de ese momento, y pese al peligro de ser descubierto por los alemanes, Mihiel se encargará de proteger a Jack con la ayuda de su hermana Erica.

Se da la circunstancia de que “Invierno en tiempo de guerra” del escritor Holandés Jan Terlow fue una de las primeras novelas sobre la II GM que tuve oportunidad de leer durante la adolescencia, y guardaba un grato recuerdo de ella, no tanto por la calidad del libro como por el aspecto sentimental del mismo. Por ello, ha sido una sorpresa encontrarme con esta reciente adaptación cinematográfica del libro de Terlow, que ha cosechado  un gran éxito de crítica y público en Holanda, y que incluso opta al premio de mejor película extranjera para la presente edición de los Oscars de 2010.

La verdad es que en el aspecto visual y estético la película es técnicamente impecable. Destaca sobre todo su muy cuidada fotografía, que recoge a la perfección todos los matices de los paisajes invernales, así como la esmerada ambientación y recreación de los escenarios. También resulta bastante apreciable el trabajo de los actores, que se desenvuelven con naturalidad en sus respectivos personajes y logran hacerlos bastante creíbles, a la vez que cercanos. Sin embargo, ha habido otros aspectos que no me han gustado tanto. Especialmente en lo tocante al desarrollo de la trama, que en la novela tenía más intriga y desarrollaba con mayor profundidad los personajes secundarios, mientras que el guión del film simplifica en gran medida ambos apartados, seguramente con la intención de agilizar la historia. Pero esto, a mi modo de ver, convierte determinados pasajes de la novela original en partes muy esquemáticas de la película. Por lo demás, se trata de una película bastante convencional en el aspecto narrativo, todo se cuenta de manera correcta y lineal, sin que haya lugar a grandes sorpresas. En ese sentido, como suele ocurrir en estos casos, comparando la película con el libro, me quedo con la versión literaria de la historia, que sin ser una maravilla, sí que tenía una mayor profundidad argumental que la película no ha terminado de captar.

En definitiva, “Invierno en tiempo de guerra” resulta un producto bastante logrado en el aspecto técnico y visual, agradable de ver, y entretenido. Pero creo que con un poco más de inspiración creativa podría habersele sacado un mayor partido a la historia en que se basa. En lo tocante al tema de la resistencia holandesa me sigo quedando con la estupenda “Eric, oficial de la Reina” de Paul Verhoeven. En cualquier caso, es una película de buena factura que no desmerece un visionado.

Calificación: 6/10