BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

viernes, 31 de agosto de 2007

Objetivo: Birmania (Objective, Burma!)

Objetivo Birmania (1945)

La acción nos traslada a 1944. Partiendo desde la frontera Indo-Birmana los aliados se preparan para reconquistar el territorio pérdido ante los japoneses en 1941. Como operación previa a la invasión, un grupo paracaidista bajo el mando del enérgico Mayor Nelson, es lanzado en paracaídas sobre la jungla birmana, con la misión de destruir una importante estación de radar japonesa. Pese al éxito de la misión, la operación de rescate de la fuerza paracaidista se ve frustrada, por lo que Nelson deberá dirigir a sus hombres en una peligrosa expedición a través de la jungla y los pantanos para escapar de los japoneses.

Como llego al comentario nº 100 del blog, me parece oportuno dedicárselo a este auténtico clásico del cine bélico. Dentro del cine propagandístico producido por Hollywood mientras la guerra aun no había concluido, “Objetivo Birmania” es junto con “Sahara” la mejor película del cine bélico que se produjo durante la contienda.

Dejando de lado la inevitable demonización del enemigo (japonés en este caso) la película tiene varios méritos que la hacen merecedora del calificativo de clásico. En primer lugar, ofrece una visión de la guerra tremendamente realista, sin omitir el sufrimiento de los soldados, las privaciones que pasan y sobre todo el miedo a la muerte. Los soldados son héroes, sí, pero heroes humanos que luchan por sobrevivir a la guerra. Y luego tenemos a un Errol Flynn enorme en su papel de Capitán Nelson, dando perfectamente el tipo de duro oficial y hombre de acción, en un papel que se le ajusta como un guante. El arranque de la película es especialmente bueno, (y ha sido imitado infinidad de veces en películas posteriores). En el se nos presentan los personajes, y se muestra al espectador los objetivos de la misión, a través de los mapas que aparecen en la reunión preparatoria de la operación. Aunque ciertamente puede encontrarse algún que otro bajón de ritmo a mediados del metraje, lo cierto es que la película mantiene el interés del espectador gracias a una bien dosificada acción.

Finalmente me gustaría destacar una escena del final, cuando Nelson es felicitado por su coronel por el buen trabajo realizado, y Nelson responde, mientras le entrega las placas de identificación de los soldados caidos “El precio ha sido barato, solo un puñado de americanos”. Una escena sorprendente sí tenemos en cuenta la época. Por todo ello, considero que “Objetivo: Birmania” es una película altamente recomendable para todo buen aficionado al cine en general.
Calificación 7,5/10

jueves, 30 de agosto de 2007

En la linea de ataque (A Midnight Clear)

En la linea de ataque (1992).

Diciembre de 1944. Un pelotón de reconocimiento integrado por jóvenes reclutas norteamericanos, inteligentes pero inexpertos, es enviado al bosque de Las Ardenas con la misión de observar las posiciones alemanas e informar por radio de cualquier movimiento enemigo. Pronto descubren que están siendo observados a su vez por un grupo de alemanes, quienes, en vez de atacarlos, se ofrecen a rendirse simulando combatir para salvar las apariencias. Sin embargo, las intenciones amistosas de ambos grupos de hombres se verán malogradas por un trágico incidente y por el inicio de la ofensiva alemana, que deja aislado al grupo de exploración tras las lineas alemanas.

La Batalla de las Ardenas parece campo abonado para que los cineastas independientes de EEUU rueden películas de bajo presupuesto con mensaje antibelicista. Sí en “Saints and Soldiers” asistíamos a una discreta revisión de la batalla, “En la linea de ataque” no pasa de ser una floja recreación de la famosa “Tregua de Navidad” de 1914 (sobre la que existe una película titulada “Feliz Navidad”) cuando las tropas de ambos bandos confraternizaron por las fiestas navideñas y acordaron un alto el fuego espontáneo en muchos puntos del frente. Cambiando las trincheras por los nevados pasajes de las Ardenas y 1914 por 1944, esta película no va mucho más allá del típico mensaje antibélico y sobre los horrores de la guerra. De hecho, hay una escena en la que los soldados de uno y otro bando cantan villancicos mientras decoran un arbol de navidad, que recuerda mucho a los hechos de 1914.

A pesar de contar con un grupo de actores jóvenes (algunos de los cuales han despuntado posteriormente, como Gary Sinise y Ethan Hawke), sus papeles quedan deslucidos por un guión bastante plano, un ritmo narrativo bastante lento, y una casi total ausencia de acción. Como suele ocurrir en este tipo de films, lo que más se puede salvar es una ambientación decente y algún momento aislado de la trama. Pero para hacernos una idea, la calidad de esta película puede equipararse a la de la mencionada “Saints and Soldiers” aunque con menos acción que esta. Solo recomendable para los muy incondicionales del género bélico.
Calificación: 4/10

martes, 28 de agosto de 2007

Sahara

Sahara (1943)

Junio de 1942. La tripulación del sargento Joe Gunn y su tanque M3 Grant, llamado “Lulu Belle” son los únicos supervivientes de un pequeño destacamento blindado norteamericano enviado al desierto a combatir en ayuda de los británicos, el cual resulta destruido por una ofensiva alemana. Tras quedar aislados, el sargento Gunn y su tropa se retiran a través del desierto para volver a establecer contacto con las lineas aliadas. Por el camino se encuentran a varios soldados aliados que han quedado regazados en un hospital de campaña y a Tambul, un soldado sudanés que trae consigo un prisionero italiano. Poco después son atacados por un avión alemán, al que consiguen derribar capturando igualmente al piloto. Ante la escasez de agua de que dispone el grupo, Tambul conducirá al grupo a las ruinas de una antigua fortaleza donde se encuentra el unico pozo de agua de la zona. Mientras tanto, un batallon mecanizado del Afrika Korps que se dirige a Egipto también planea abastecerse del mismo pozo, lo que convertirá la antigua fortaleza en el centro de una dura lucha por el control del agua.

Si tenemos en cuenta el año de producción (1943), está claro que “Sahara” se enmarca dentro de las películas propagandísticas producidas por Hollywood como apoyo al esfuerzo bélico aliado. Pese a ello, y a las evidentes intenciones del film, que nos presenta a un conglomerado internacional de soldados luchando unidos por la causa antinazi, la película tiene varios méritos que la elevan por encima de la categoría del típico film de propaganda. Entre ellos cabe destacar un ritmo trepidante, con una acción perfectamente dosificada, y una línea argumental sencilla pero desarrollada de manera muy efectiva y que sabe captar el interés del espectador.

Por otra parte, la ambientación del desierto, con una excelente fotografía en B/N, transmite a la perfección la sensación de calor, sed y suciedad que viven los personajes. Los actores están bastante bien en sus papeles, en especial un enorme Humphrey Bogart, que logra uno de sus más convincentes papeles en una de sus escasas incursiones en el género bélico.

En resumen, prescindiendo de los peajes propagandísticos, y las típicas muertes “no sangrientas” de la época, lo cierto es que “Sahara” es un notable film bélico, de buena factura y, sobre todo, tremendamente entretenido. Como curiosidad, apuntar que en 1995 se hizo un “remake” de esta película para TV, con James Belushi en el papel de Bogart, pero este no aporta nada nuevo a la versión original, se limita a copiar esta casi plano por plano.

lunes, 27 de agosto de 2007

Siete hombres al Amanecer (Operation Daybreak)

Siete hombres al amanecer (1975)

 Año 1942. El servicio secreto británico planea eliminar al despiadado jefe del SD y gobernador de Bohemia y Moravia (Checoslovaquia), Reinhard Heydrich, apodado “el carnicero de Praga” Con esta finalidad, los soldados checos enrolados en el servicio secreto británico Jan Kubis, Karel Curda, y Jozef Gabcík, son lanzados en paracaídas para preparar el atentado contra el lider nazi, una acción denominada en clave “Operación Amanecer”.

Siete hombres al amanecer supuso la adaptación al cine de los hechos que rodearon al asesinato del cruel Reichsprotektor de Bohemia-Moravia, Reinhard Heydrich, mediante una operación orquestada por los servicios secretos británicos, y que recibió el nombre en clave de “Operación Antropoide”. La historia del asesinato de Heydrich fue relatada en una novela del escritor Alan Burgess titulada “Operación Amanecer”, la cual sirvió de base para elaborar el guión del film, cuyo rodaje se financió con capital estadounidense y checoslovaco. La filmación de los exteriores tuvo lugar en los escenarios reales de Praga donde ocurrieron los acontecimientos, de modo que la ambientación de la historia está bastante lograda y es uno de los aspectos más destacables del film.

Por otra parte, la película nos describe meticulosamente la acción del comando que eliminó al brutal Heydrich, atacando el coche en que este viajaba mientras se dirigía a la sede del gobierno en Praga. En ese sentido, la película muestra con bastante detenimiento la gestación del atentado, su ejecución y la posterior suerte del comando, así como las brutales represalias alemanas contra la aldea de Lidice, que fue literalmente arrasada por unidades de la SS en represalia por el atentado.

El rigor histórico de la película es casi absoluto, aunque, como suele ocurrir con este tipo de producciones, se toma algunas libertades a la hora de relatar la muerte de los miembros del comando acorralados en la cripta de la iglesia de San Cirilo. Por otra parte, quizás el ritmo de la narración queda algo mermado y diluido dentro de la corrección académica formal que reviste el film (por cierto, un defecto muy propio del cine bélico europeo en general). Pese a ello, hay que reconocer que las partes de acción del film, en especial la secuencia que reconstruye el atentado, están resueltas de forma bastante competente, pero a la narración le falta chispa y capacidad de sorprender al espectador. Esa falta de dramatismo y de intensidad es el mayor lastre del film.

En cualquier caso, también cabe destacar la buena ambientación en cuanto a uniformes, vehículos y de los escenarios exteriores; así como la convincente caracterización del actor que interpreta a Heydrich. En resumen, “Siete hombres al amanecer” es una película bélica correcta y de buena factura, aunque algo insípida en su desarrollo en determinados momentos.

Calificación: 6/10

viernes, 24 de agosto de 2007

La Piel (La Pelle)

La Piel (1981)

La acción nos sitúa en Italia a comienzos de 1944. Los aliados se encuentran en el sur de la peninsula para proseguir su avance hacia el norte. El Capitán Malaparte (Marcelo Mastroiani), oficial italiano de enlace con los aliados, es destinado al Cuartel General del V ejército américano en Nápoles para colaborar directamente con el general Mark Clark. Este le encarga a Malaparte que haga de guia de la esposa de un senador americano, una mujer oficial de las fuerzas aereas, que se ha desplazado a Italia en misión humanitaria con fines propagandístiscos. Ambos personajes bucearan en las miserias de la guerra, viviendo situaciones en las que comprueban hasta donde puede llegar la brutalidad humana.

Si “Mediterraneo” era una visión extremadamente amable e idealizada de la guerra, “La Piel” se encuentra en el extremo opuesto. La directora italiana Liliana Cavani (“El portero de noche”) basándose en el relato autobiográfico del escritor y periodista italiano Curzio Malaparte, ofreció un retrato absolutamente desgarrador de la liberación de Italia durante la II GM. Las escenas de brutal realismo abundan: vemos mujeres que ofrecen a sus hijos pequeños a los soldados africanos, un brazo humano en un plato de comida, un hombre aplastado por un tanque… escenas absolutamente descarnadas pero que encajan bien en el marco de la historia. No obstante, el tono tremendista de la narración se ve afortunadamente aligerado por algunas notas de humor (el robo pieza a pieza de un tanque, o cuando el jefe mafioso negocia la venta a los aliados de prisioneros alemanes “al peso”) que dotan a la historia de una mayor profundidad.

Los actores principales están muy bien: Burt Lancaster en el papel del tosco y superficial general Clark, Claudia Cardinale como princesa Caracciolo, y sobre todo, Marcello Mastroiani como el culto playboy Malaparte, un papel que borda a la perfección. Quizás el mayor pero de esta película sea su tendencia a dejarse llevar por el efectismo y el morbo fácil en varias de sus escenas. Pero no puede negarse que “La Piel” ofrece un relato lleno de amargo realismo acerca de los desastres de la guerra. Una película no carente de interés y perturbadora, aunque con un punto de excesivo efectismo.

Calificación: 6/10

jueves, 23 de agosto de 2007

Mediterraneo

Mediterraneo (1991)

Junio de 1941. Un variopinto grupo de 8 soldados italianos es desembarcado en una pequeña y remota isla griega del Egeo para actuar como observadores navales. Sin embargo, pronto pierden la comunicación con el mando al quedar destrozada su radio de forma accidental. Este hecho, y el descubrimiento de la hospitalidad de la amigable población local hará que los soldados se olviden de sus deberes militares y se entreguen plenamente al disfrute de la dolce vita que les ofrece la isla, aislados de la tragedia que se desarrolla en el mundo.

El hecho de que esta comedia ganara el Oscar a la mejor película extranjera de 1991 da una idea de la baja calidad de las películas que compitieron ese año por el preciado galardón. Para mi gusto, “Mediterráneo” no pasa de ser una comedia discreta con algún que otro toque sensiblero. Supongo que el hecho de que muestre como un grupo de soldados se olvida de la guerra y se ponen a filosofar sobre la vida se ganó la buena voluntad de una parte importante del público y crítica, así como la belleza visual de una brillante fotografia de exteriores, aspecto que es, sin duda el más destacado de la película.

Pero por lo demás, “Mediterraneo” se queda en una película a medias. Trivializa demasiado la guerra para ser tomada en serio en su parte dramática, y como comedia, si bien algunas situaciones que viven los personajes pueden resultar simpáticas, tampoco termina de cuajar. Un retrato demasiado amable de la tragedia bélica, y un poco tendente a caer en la nostalgia sensiblera (especialmente en su deselance), quedándose a medio camino en casi todos los aspectos. El guión me pareció aun peor que el de la mediocre “La Mandolina del Capitán Corelli” que tiene un argumento similar, aunque tratado de forma más realista.

Para mi, resulta inexplicable el Oscar que recibió esta pelicula (supongo que las demás competidoras serían peores) y, sobre todo, exagerado si tenemos en cuenta los méritos de este film.


Calificación: 5/10

domingo, 19 de agosto de 2007

Eric, Oficial de la Reina (Soldaat Van Oranje)

Eric Oficial de la Reina (1977)

El comienzo de la historia nos sitúa en el año 1938, cuando en una fiesta universitaria plagada de novatadas a los alumnos de primer año empieza a forjarse una muy buena amistad entre 6 jóvenes universitarios holandeses. Al año siguiente, durante una fiesta de celebración por la graduación de uno de los amigos, estos posan juntos para una foto de grupo, poco antes de que la vida de todos ellos se vea truncada por el estallido de la II GM y la posterior invasión alemana de Holanda. A través de la historia de dos de los amigos, Eric Lanshoff y Guus Lejeune, quienes se unen rápidamente a la Resistencia para combatir la ocupación alemana, la película va desgranando las visicitudes de la ocupación y el destino de cada uno de los integrantes del grupo que se hizo la foto.

Basandose en el relato autobiográfico de Erik Hazelhoff Roelfzema, uno de los creadores de la Resistencia holandesa, el por aquél entonces joven y prometedor director holandés Paul Verhoeven rodó este destacado título dentro de la etapa holandesa de su filmografía. Lo primero que llama la atención de este film es la honestidad y sinceridad del relato, alejado de todo heroismo; así como el veraz retrato que hace de la sociedad holandesa de la época. Como en todos los paises ocupados, en Holanda hubo diferentes actitudes de sus ciudadanos ante la ocupación nazi: resistentes (Eric y Guus), traidores, colaboradores (uno de los amigos, de madre alemana, se alista en la SS) e indiferentes. La película nos muestra la realidad tal cual, sin idealizar a la resistencia ni demonizar especialmente a los alemanes. Solo por el grado de veracidad y profundidad que alcanza la historia, muy alejada de los tópicos al uso, la película ya merece un aplauso. Pero es que además el film logra entretener generosamente al espectador, presentando los hechos de una forma sugerente e interesante, con unos toques añadidos de cine negro y “thriller” de espionaje que dotan a la película un buen grado de amenidad. Todo ello regado con algunas notas de humor (ojo a la escena de Eric tratando de "tapar" las prácticas amatorias de sus lascivos amigos mientras charla con la Reina en el jardín) y un final redondo, que hacen que el conjunto del film resulte de una notable factura.

A destacar también, la esmeradísima ambientación de la Holanda de la época (1938-1945) así como una excelente fotografia y unas muy buenas interpretaciones, destacando especialmente el sobrio actor Rutger Hauer (posteriormente célebre gracias a su memorable papel de "Replicante" en la mítica "Blade Runner"), en el papel protagonista de Eric. Curiosamente, el director, Paul Verhoeven ha vuelto a abordar muy recientemente el tema de la ocupación de holanda y la resistencia antinazi en su última película “El Libro Negro”, cuya temática es bastante similar a esta obra de sus comienzos cinematográficos. Personalmente, tuve ocasión de ver la película mas reciente primero, pero (aunque se nota que “El libro Negro” contó con medios superiores) al visionar “Eric, oficial de la Reina”, me quedo con esta última, por su muy elaborado y convincente guión, su humanidad y su amenidad. Una película, si no imprescindible, muy digna de verse.

Calificación: 7,5/10

Ver la Crítica de Reisman sobre esta película.

viernes, 17 de agosto de 2007

Napola

Napola (2004)

La historia nos sitúa en Alemania, en los meses inmediatamente anteriores al estallido de la II GM. El joven Friedrich, boxeador aficionado de talento, recibe el ofrecimiento de ingresar en una Napola, (escuela nacional socialista) donde los jóvenes reciben una formación basada en los valores del nacional socialismo. Pese a la oposición de su padre, Friedrich decide aceptar la oferta e ingresa en el centro. Allí despuntará gracias a sus cualidades para el boxeo, y entablará una profunda amistad con Albrecht, un jovén sensible aficionado a la poesía, hijo de un alto cargo del partido nazi, quien no simpatiza con la ideología de su padre. Mientras la guerra avanza, Albrecht, que se siente pérdido en la Napola, irá poniendo de manifiesto su repulsa ante el nazismo, lo cual le acarreará graves consecuencias.

Napola” es una muestra más del reciente cine alemán, que comienza atreverse a volver la vista atrás y hurgar en las entrañas del régimen nazi. Naturalmente, la visión de la época es necesariamente crítica, y en ese sentido “Nápola” muestra sus cartas desde el principio. El nazismo pretendía crear una sociedad de seres robotizados, deshumanizados y faltos de sentimientos, basada primordialmente en la fuerza física. En ese aspecto, la película es bastante convincente a la hora de describir el trasfondo ideológico del nazismo, mostrando el tipo de educación que se daba a la juventud alemana.

Sin embargo, pese al evidente valor documental de lo que se nos cuenta, el principal defecto de la película estriba en su previsibilidad. Como suele ocurrirme al ver producciones alemanas, me queda la sensación de que todo es muy correcto y académico, pero que a la historia le falta “gancho” para llegar al espectador. El desarrollo del argumento y los personajes resultan demasiado lineales y carentes de matices que les doten de una mayor profundidad, lo que hace que el conjunto resulte algo frio.

En cualquier caso, hay que reconocer que la película es de buena factura, que cuenta con buenas interpretaciones, especialmente del dúo protagonista, y que el tema que trata es de interés. Por ello, si bien “Napola” no llega a la categoría de gran película sí que resulta un film entretenido y que vale la pena ver.

domingo, 12 de agosto de 2007

El Alamein: La Linea de Fuoco

El Alamein la Linea de Fuoco (2002)

Norte de Africa, 1942. El soldado Serra, estudiante universitario alistado voluntario para combatir en África es destinado a la división Pavía, una de las formaciones italianas que guarnece la linea de El Alamein. Una vez enfrentado a la realidad de la guerra, y guiado por las vivencias de sus camaradas, Serra ira viendo como su idealismo y espíritu patriotico se va viendo trastocado por la realidad de la dura supervivencia, las largas jornadas de tedio y el escaso suministro de agua y otras provisiones.

Esta producción es una de las más recientes visiones del cine italiano acerca de la II GM. Como no podía ser de otro modo, el film aborda la batalla del Alamein desde el punto de vista del drama personal de los soldados implicados, y con un claro alegato antimilitarista (en una de las escenas el personaje de Serra dice “La guerra solo es bella en los libros del colegio”). Apenas hay escenas de acción y prácticamente ninguna de combates, solo una escaramuza con un francotirador y algún bombardeo de artilleria. En vez de eso, la película se centra en describir las privaciones y abnegación de los soldados italianos, amargados sobre todo por la escasez de agua potable.

A la hora de abordar el relato, la película adopta un pretendido tono intimista que intenta involucrar al espectador con las vivencias de los soldados. Y digo “intenta” porque en mi opinión en eso la película es demasiado pretenciosa, pues para llegar a despertar la emotividad, el guionista debió haber recurrido a recursos menos vistos que los de mostrar cierta crudeza (aunque, todo hay que decirlo, no mucha) al describir la muerte en el frente y las privaciones de los soldados. A estas alturas, se necesita algo más para llegar a la fibra sensible de los espectadores, sobresaturados de imágenes cruentas. En ese sentido este film resulta claramente fallido. Y si como drama la película no convence, ni que decir tiene que la parte bélica resulta prácticamente insustancial, pues apenas se muestra nada del desarrollo de la batalla de El Alamein más allá de la retirada germano-italiana tras la exitosa ofensiva británica.

En resumen, “La linea de Fuoco” presenta un perfil de producto mal concebido y mal planteado. Puede decirse que este film presenta un único aliciente, como es el de mostrar la visión italiana del conflicto mundial. Por lo demás, resulta un título claramente prescindible que no aporta nada nuevo al género.

Calificación: 3/10

jueves, 9 de agosto de 2007

Fuego en la nieve (Battleground)

Fuego en la nieve (1949)

La acción nos sitúa en Diciembre de 1944. Desde la comodidad de un campamento de retaguardia, los miembros de una compañía de la 101ª división aerotransportada se disponen a disfrutar de sus permisos navideños en París. Sin embargo, sus expectativas se ven frustradas cuando la división es enviada urgentemente hacia Bastogne, con la misión de taponar una brecha abierta por una fuerte contraofensiva alemana en Las Ardenas. Ya en Bastogne, los miembros de la compañía se verán envueltos en duros combates por su supervivencia cuando la ciudad queda rodeada por tropas alemanas.

Desde el principio mismo de “Fuego en la nieve” cuando los títulos de crédito introductorios nos informan, sin ambages, de que la película “Está dedicada a los bastardos apaleados de Bastogne”. Con ello, podemos apreciar que se trata de una película con grandes dosis de realismo y con pocas concesiones a la épica. En ese sentido, este film es una “rara avis” sobre todo teniendo en cuenta la fecha de su estreno (1949) cuando las películas bélicas de Hollywood aun destilaban patrioterismo y heroísmo por los cuatro costados. No es ese el caso de esta película, en la que desde un principio se nos ofrece la realidad de la guerra en toda su crudeza. Los soldados están mal alimentados, tienen un aspecto desaliñado, pasan hambre y muchos de ellos no desean combatir y solo piensan en volver a su hogar.

Los combates, igualmente, son tratados de forma muy veraz. Los enfrentamientos directos son escasos, y la mayor parte del tiempo los soldados tienen que cavar trincheras, desplazarse a otra posición y evitar el fuego de artilleria. En la película solo se muestra un enfrentamiento relativamente numeroso, cuando el pelotón de los protagonistas se salva de ser aniquilado gracias a un ataque de medio pánico de su sargento, que acaba conduciendo a una maniobra de flanqueo eliminando o capturando a varios soldados alemanes.

Ese aspecto de genuina veracidad de las situaciones que se retratan, dota a muchas de las secuencias de esta película de un tono casi documental, es lo más loable del film. A la hora de destacar una escena, me quedaría con la del párroco militar dando un sencillo pero emotivo sermón a los soldados acerca de "por qué combatimos", mediante un discurso sencillo, pero tremendamente emotivo a la vez. En cuanto a los puntos flojos, se puede mencionar que los personajes principales resultan un tanto esquemáticos en su caracterización sicológica; que el uso de imágenes de relleno de escenas reales no es del todo convincente (en una de ellas vemos a los aviones aliados pintados con las “bandas de invasión” propias del Dia D); y que en varios tramos la historia se hace un poco lenta. En cualquier caso, como digo, un film muy digno de verse por su cuidada recreación de las duras condiciones de la Batalla de Bastogne en particular y de la guerra en general.
Para ver otra reseña podeis consultar la Crítica de Reisman sobre la película.

miércoles, 1 de agosto de 2007

Windtalkers

Windtalkers (2002)

Tras ver como su unidad resulta totalmente masacrada en combate, y ser el único superviviente de la misma, el sargento de Marines Joe Enders (Nicolas Cage) se convierte en el típico veterano aquejado de “síndrome de estrés postraumático”. Dos años mas tarde, en 1944, Enders recibe una misión peculiar: debe proteger al soldado Yahzee, uno de los indios navajos que la marina ha adiestrado para emplearlo como operador de radio, cifrando los mensajes en su idioma natal. Dado el carácter secreto del nuevo código, Enders recibe el encargo de evitar a toda costa que Yahzee caiga en manos del enemigo si resulta capturado, con órdenes de eliminarlo antes que pueda ser hecho prisionero. Enders y Yahzee se verán puestos a prueba poco después, cuando los marines desembarcan en Saipán para conquistar la isla.

Windltalkers supuso el sexto largometraje realizado en EEUU por el director chino John Woo, quien tras conseguir fama internacional rodando en Hong Kong películas de acción, dio a finales de la década de los 90 el salto a Hollywood, donde se encargó de dirigir una serie de películas comerciales como “Cara a cara” o “Mision Imposible II”. Este director se distingue por su gusto por las películas con abundantes escenas de acción, y por sus coreografías violentas, de ahí que no resultara extraño que decidiera hacer una incursión en el cine bélico, un género que en principio se adaptaba bastante bien a las preferencias del director.

En este caso, Windtalkers, partiendo de una premisa argumental ciertamente original, pronto se pierde en una serie de clichés y lugares comunes del cine bélico que la hacen patinar a los pocos minutos de haber comenzado su visionado. Todo en esta historia resulta demasiado trillado: desde los personajes (vemos al típico soldado “quemado”, frente al idealista de buen corazón), pasando por los manidos diálogos, hasta las situaciones que se plantean; lo que en conjunto deja una importante sensación de deja vú, de ya visto con anterioridad.

En cuanto a las secuencias de acción, que en teoría son el punto fuerte de Woo, hay que decir que si bien las escenas de combates no están mal en cuanto a la recreación y atrezzo, dichas escenas resultan muchas veces inverosímiles (vemos a Enders entablar combates en los que acaba él solo con decenas de japoneses, al mejor estilo “Rambo”) y el gusto del director por la explosiones en plan “fuegos artificiales”, convierten las escenas de combates en una reiteración bastante pasada de rosca de detonaciones y disparos, muy lejos del hiperrealismo y sobriedad de los combates de “Salvar al Soldado Ryan”. En la trama, por supuesto, no faltan los elementos étnicos con varias alusiones a la cultura india, algo necesario para redondear la corrección política del cine actual con las minorias raciales.

En el apartado de las interpretaciones, decir que Cage (que a mi me parece un actor por lo general, bastante inexpresivo) está más o menos correcto en su papel, aunque para mi gusto no acaba de dotar al personaje de la profundidad sicológica necesaria en este tipo de papeles. Mucho mejor está el actor que interpreta al soldado Yahzee (Adam Beach) con una interpretación sobria y bastante creible que supera a la de su compañero de reparto.

En definitiva Windtalkers se queda en un film bastante tópico, superficial en sus planteamientos, y que deja en el espectador una acentuada sensación de Deja Vú, de ya visto con anterioridad en decenas de títulos anteriores. Solo recomendable para los más fanáticos del cine de acción.

Calificación: 3,5/10